Nueva Zelanda IX: La vuelta a Auckland

Nueva Zelanda

Estaba en la carretera alrededor de las 2pm. Marta, Pablo y Miguel me habían acercado en su coche a la vía principal, a unos 15Km de su casa, que une Wellington, la capital administrativa neozelandesa al sur de la isla norte, con Auckland, la ciudad más habitada del país, al norte.

La tarde no era muy apacible, había llovido durante el camino hasta la carretera y aunque en ese momento había parado, barruntaba de nuevo lluvia y me pilló allí, en mitad de la nada, haciendo dedo. La lluvia no era muy fuerte, pero empapaba y el frío la hacía más sufrida.

Tuve que esperar alrededor de una hora hasta que me pararon, de echo creía que tendría que volver por mis pasos y pedir estar una noche más en casa de Miguel y los demás. Sin embargo no fue así, un coche paro y me ofreció llevarme hasta Turangi, muy cerca del lago Taupo. No dejé pasar la oportunidad, confiaba en mi suerte renovada y continuar con mi viaje desde allí siguiendo con el autoestop.

Volviendo a Auckland

Jade, el conductor, durante la conversación animada que llevamos, me comentó que me había parado, entre otras cosas, porque necesitaba compañía para no decaer mientras conducía, ya que su hijo, iba a su rollo haciendo dibujos en el asiento trasero, además de ser muy pequeño y no tenían conversación.

Hacía frío, no se la temperatura exacta, pero para Jade era como el verano por la ropa que vestía. Yo iba abrigado con mi jersey de lana, regalo de Lulu y Mathias y él ¡en camiseta de tirantes y chancletas! y cuando le pregunté, me dijo que ¡no tenía frío! A mi me daba más incluso, verlo así de fresco. Verdaderamente algunos kiwis son tremendos.