El viajero

Un resumen de mi vida

Zaragoza. 1968-1990

Hola, soy Fernando Rutia, el viajero, y nací en 1968 en Zaragoza (España) donde me crié y viví hasta los 22 años. Nunca fui buen estudiante, por ello tras sacarme el graduado escolar, conseguido porque mi madre decidió internarme en un colegio de curas en Burbaguena (Teruel), solo hice el primer curso de delineación en FP (Formación Profesional) a mi vuelta a Zaragoza. Desde siempre la música era lo que me hacía vibrar y la radio me atraía mucho. Me hubiese encantado ser músico, que lo intenté (aunque quizás no con la suficiente paciencia), así que me hice DJ, diseñé y escribí en un fanzine zaragozano llamado The Big Music y lo alterné con camarero, ‘pipa’ en conciertos o vendedor de discos con maleta para comenzar con mi relación en el mundo de la música. Así mismo ayudaba a mi madre en un kiosco de prensa diariamente.
El viajero
Las vueltas que da la vida Fernando Rutia

Y de repente un día de finales de 1989 me llegó la oportunidad de hacer un programa de radio, como colaborador en la emisora Radio Heraldo. Durante los 6 primeros meses de 1990, junto a Teresa Brunet que me lo ofreció, pude hacer realidad mi sueño: trabajar en la radio.

Habiendo cumplido mis sueños tenía motivos para estar satisfecho y feliz, sin embargo no era así. De hecho estaba cansado de lo exigente de la noche zaragozana (eso si, nadie me obligó a exigirme tanto), por lo que decidí ampliar horizontes y relajar mis neuronas. Comenzaba con mi vida de viajero.

El Viajero
En Onda Cero Menorca

Menorca. 1990-1999

Emigré a Menorca, donde el año anterior había pasado unas cortas vacaciones invitado por mi amigo Ángel Martínez y descubierto un lugar único y tranquilo, que era justo lo que necesitaba y al lado del mar. Mi salud también lo iba a agradecer.

En Menorca viví 10 años. Fui DJ en clubs y discotecas en distintos momentos, aunque mi trabajo diario y fijo estuvo en la radio (1990-1998).

Comencé en una emisora llamada Radio Amanecer, que posteriormente se convertiría en Onda Cero Menorca realizando las labores de: técnico, realizador, productor, locutor y comercial y como coordinador de Onda Cero Música.

Paralelamente en el año 1995 fundé la empresa Producciones Ferru SC y con ella el festival Menorca Actúa que organicé durante 4 años consecutivos (1995-1998), hasta que fue imposible mantener un negocio que, por la idiosincrasia de la isla y/o mis errores, no funcionó como yo esperaba. Mantuve durante un año más la empresa (1999) organizando conciertos, entre otras cosas, para pagar la deuda que había contraído y lo conseguí al 98%.

Madrid. 1999-2012

Finalmente decidí que mi tiempo en la isla había acabado y me fui a Madrid a buscar mejor fortuna, inspirado y animado por dos buenos amigos: Gema Serrano y Sergio Pazos que fueron mis padrinos en la gran ciudad.

Y tomé una gran decisión. A finales de 1999, en Madrid, conocí a Prado Arenas que fue mi pareja durante 11 años y con la que fundé la empresa Actúa Manangement y Producción SL.

En ella nos dedicamos a lanzar nuevos artistas, hacer campañas de comunicación para grandes compañías y artistas o festivales de renombre internacional. También creamos un sello discográfico, aunque elegimos mal momento, ya que la venta de discos cayó en picado. Actualmente sigue funcionando, aunque yo únicamente, mantengo una participación simbólica en ella. O eso creo, porque la vida da sorpresas.

Durante mis 2 últimos años dirigiendo la empresa, decidí que tenía que probar nuevos negocios y comencé con el MLM o Multinivel animado por mi amigo Miguel Morán. Aunque después de más de 2 años

El viajero
Diez años de Actúa Management y Producción SL
intentándolo en varias empresas, invirtiendo tiempo y dinero y mareando a mis amigos y familiares sin conseguir mis objetivos, tomé la decisión de abandonar.
El viajero
Me voy de la masia, pocas cosas y mucha ilusión

Barcelona 2012-2014

Debido a este tropezón o fracaso, y con una situación emocional muy tocada y la económica en ruinas, a finales de 2012 emigré a una masía, a 40 Km de Barcelona, para ayudar a Miguel Morán a montar un negocio de turismo rural. Fue una manera muy efectiva de desconectar de todo, cambiar de aires y dar un giro completo a mi vida. Era mi tercera mudanza por el país.

Tras una fuerte discusión con Miguel y mi futuro yendo de nuevo a la deriva, comenzó a gestarse en mi mente cumplir mi sueño de ser un viajero. Un viajero nómada. Tendría que reiniciar mi vida, pero no tenía nada que perder y, posiblemente, mucho que ganar.

Con Miguel fue una larga temporada sin hablarnos, pero por fin, en una conversación con una cerveza para reconstruir nuestra amistad, le comenté mis nuevos planes.

Fue un momento clave, porque aunque ya tenía clara mi intención de emprender el viaje, en esa conversación se encendió en mí la llama que hacía mucho tiempo que no sentía: el nuevo proyecto para mi vida, quizás el más ambicioso, sería dar la vuelta al mundo, y añadiría sin prisas para degustar una travesía que se presentaba apasionante.

Cumplir mi sueño de viajar y ampliar ese sueño de ser viajero por Europa, a recorrer el mundo. Tenía que empezar de nuevo, pero el reto en sí era lo más atractivo. 

Cruzar las fronteras por tierra o mar, para degustar la aventura. Aprender y conocer culturas, idiomas y gentes y por qué no, poder practicar otra de mis aficiones: la cocina.

El reto

De una forma sencilla y con los ingredientes más fáciles de encontrar en casi cualquier sitio, pero a su vez de lo más apreciado de nuestra gastronomía: enseñaría por el mundo a hacer tortilla de patatas (con cebolla y cuando puedo con calabacín). Ya llevo más de 880 hechas. Y excepto en Mónaco, El Vaticano, Kosovo y Macedonia, donde por distintos motivos no pude cumplir el reto, en el resto de países, sí. En algunos ha sido una fuente de ingresos (Taiwán) y en muchos ha abierto puertas (el resto), ayudando al viajero a sobrevivir.

Durante el viaje también cocinaría otras recetas de la gastronomía española y mediterránea. E incluí también el objetivo de aprender, así mismo, un plato sencillo de cada país y contarlo (en la medida de lo posible) junto con las anécdotas de la aventura a través del blog de esta página web y en el canal de YouTube del viaje.

La vuelta al mundo sin prisas. 2014 hasta...

Hoy ya son más de 9 años viajando. He cruzado 59 países de los 5 continentes conocidos, recorriendo más de 220.000 kilómetros, sobre todo por tierra y mar, como me propuse. Y donde ha sido necesario con avión. En enero de 2018 finalicé la primera parte del viaje, con un añadido a los planes iniciales cruzando parte del Océano Pacífico, de sur a norte, en velero y como voluntario, además de Taiwán, Japón y Corea del Sur, que fue un extra al extra y que adelantó los planes de la tercera parte del viaje. América, que era la segunda parte prevista, se quedó a mitad de camino y tras un paso breve por España y Guinea-Bisáu en África, la volví a retomar en Centroamérica.

Como viajero voluntario me he desenvuelto en una gran cantidad de países, sobre todo en Asia, que además de enseñarme nuevas habilidades con las que seguir colaborando en el futuro, también me ha ayudado a vivir con un presupuesto mínimo y a conocer mejor las culturas de esos países. Ya son 68 voluntariados durante el viaje, haciendo de casi todo.

He aprendido, por fin, a hablar inglés decentemente -otro de los retos que me propuse- y conozco las frases necesarias para comunicarme en varios idiomas. También he podido aprender a hacer páginas web, como esta que estás viendo, que la he hecho yo mismo y esto me está dando ocasionalmente unos fondos que me ayudan a seguir el viaje haciéndolas para otros.

"Los sueños nos enseñan el camino a seguir"

Estoy convirtiendo la paciencia en virtud, e intentando cultivar dentro de mí una mejor persona, por lo que puedo decir que los objetivos del viaje los voy cumpliendo con creces. Porque realmente creo, y cada día me convenzo más a mi mismo, que viajar es la única manera en la que te encuentras y te sientes realmente libre. Los problemas se convierten en algo pasajero y los prejuicios tienden a desaparecer. Y esto, me llena.

2018. Comienza la 2ª Parte del viaje

La segunda parte del viaje comenzaba el 21 de enero de 2018. Había podido adelantar parte de lo que estaba previsto hacer en la tercera parte, finalizando la primera con esos extras que ya comenté: viajando en un velero y posteriormente visitando parte de Asia del este. Y también hice el viaje más largo, en el tiempo más corto. Desde Corea del Sur tenía que llegar a Chile, así que prácticamente me di una vuelta al mundo, con ese vuelo. 

El trayecto, tan largo, obligaba a una parada y esta fue en Madrid. Cinco horas que pude disfrutar con amigos que quisieron compartir conmigo ese rato y con los que quedé en un bar de Madrid: La Panza es Primero. Unas cervezas, algo de comer, unas risas y un rato inolvidable. El viaje se hizo más llevadero y la llegada a Chile más amable para mi cuerpo.

Durante mi periplo por el sur de América viví 6 meses en Chile y otros 6 meses en Ecuador. En Chile trabajando en TV como regidor y finalmente también editor del programa Rockup de UCV TV. Solo terminé la primera temporada. El viaje me necesitaba y yo necesitaba viajar. En Ecuador ayudando a organizar y montar el Hostel Imbabura en Ilumán, Otavalo.

Parada en Madrid: 5 horas y buenos amigos
Parada en Madrid: 5 horas y buenos amigos

Después de la pausa en Santiago de Chile, conocí parte de Perú y crucé a Ecuador por primera vez, desde donde, por destinos de la vida, viajé el día de navidad de 2018 a España para arreglar asuntos personales y aligerar la mochila mental. En España seguí viajando como un nómada por diferentes lugares -Madrid, Zaragoza, Valencia, Benicassim, Barcelona, Menorca y Bilbao- donde quería visitar a personas que durante los primeros cinco años me habían ayudado, y resarcir deudas adquiridas con algunas de ellas. Gracias, amigos, sin vosotros quizás hubiese sido imposible avanzar algunas veces.

Pasadas dos semanas del 5º aniversario del viaje -15 de marzo de 2019- volvía a Sudamérica, a Colombia, para seguir con mis planes de descubrir el continente. Tras pasar varias semanas reencontrándome con viejos amigos, crucé de nuevo a Ecuador, posteriormente de nuevo Perú, y pude visitar: Bolivia, Paraguay y Uruguay, además de repetir en numerosas ocasiones Argentina durante ese año 2019. En 2020 volví a Uruguay y crucé a Brasil. 

2020. El año del "apocalipsis"

Estando en Brasil, el apocalipsis, al que considero un primer paso para tenernos todavía más esclavizados y dependientes (amén de otras consideraciones), cambió mis planes, como al 99% de los habitantes de este planeta. Paró mi viaje bruscamente y me obligó a volver a España en julio a esperar acontecimientos. Y me considero afortunado, ya que no tuve que encerrarme en ningún momento. Me quedé con las ganas de recorrer todo el sur de América como estaba previsto. Me quedaron pendientes las Guayanas y Surinam, Venezuela y varios archipiélagos e islas del Caribe donde estaba invitado a ir como voluntario.

En enero de 2021, después de viajar por el norte de España -Zaragoza, Barcelona, Tarragona, Bilbao, Vitoria, Oviedo y Gijón, Vigo y Madrid- durante los 6 meses que estuve por allí y también como voluntario, decidí que mi siguiente destino sería África. El último de los 5 continentes conocidos que me quedaba por visitar y además cerca de España, lo que facilitaría algunos detalles logísticos. Compré un vuelo a Guinea-Bisáu y a finales de mes reiniciaba mi viaje. Antes tuve que superar varias pruebas, entre ellas el PCR que siempre fue una lotería, y esperar que esos detalles fuera de mi control, no frenaran mis propósitos.

A Guinea-Bisáu llegué como voluntario, invitado por Carlos Costa de ArtOasis. Un proyecto que a primera vista era interesante y ambicioso, pero que no es tal y que antes de abandonar, tras tres meses de sinsabores y una experiencia negativa como ninguna hasta la fecha viajando, lo consideré una estafa. Nada de lo que se me prometió sucedió y, además, tuve que aportar como préstamo dinero de mis fondos ahorrados para el viaje, para poder sobrevivir, tanto yo, como la familia de mi anfitrión. A los tres meses después de mi partida, supe que ese dinero no me sería devuelto, así me lo dijo el estafador. Algún día contaré toda la historia en el blog de la web. 

En África tenía así mismo invitaciones a otros países: Ghana, Cabo Verde, Camerún y Zambia, para también, colaborar como voluntario; aunque, debido a esta situación mundial surrealista, no pude seguir viajando por el continente. Decidí entonces volver a América para completar en la medida de lo posible lo que me quedó pendiente en 2020.

Con el perezoso en Spanish by the River Turrialba (Costa Rica)
Con el perezoso en Spanish by the River Turrialba (Costa Rica)

Llegué el día 1 de mayo de 2021 a América Central, a Costa Rica y viajé durante 2 meses por el país, colaborando en varios voluntariados. El último de ellos en el hostal Spanish by the River Turrialba, que me abrió las puertas de sus hostales en Panamá. 

En Bocas del Toro, hice una pausa en el hostal Spanish by the Sea, y visité otro voluntariado en Loma Partida, una isla del archipiélago panameño del Caribe. Tras unas semanas ayudando a arreglar su página web, viajé hasta Boquete y como voluntario me convertí en el manager del hostal Spanish by the River, apurando el visado panameño por los 6 meses que hasta ese momento concedían a los españoles. 

El último día de 2021 me embarqué en el vuelo que me trajo a El Salvador y a mediados de junio crucé a Guatemala, aprovechando al máximo la renovación del visado por 3 meses más, que había extendido en marzo y que sirve indistintamente para los países del C4: Nicaragua, Honduras, Guatemala y El Salvador

 

Después México, donde por narices tenía que llegar para poder hacer efectiva mi renovación de visado. Pasé 100 días, que fue lo que me dio el policía de fronteras que me atendió, pagando además alrededor de 35$, algo que era la primera vez que me pasaba. 

Estando en México, tuve que renovar el pasaporte, ya que si no me quedaba como ilegal, además de no poder comprar un vuelo para salir del país a la finalización de mi visa. Afortunadamente, una funcionaria de la embajada española en Ciudad de México, con dos dedos de frente, actuó rápidamente y me ayudó a pasar el infierno burocrático aumentado tras la plandemia, para conseguir a tiempo que me llegase mi nuevo pasaporte. Y a falta de dos días para tener que abandonar el país, pude comprar un vuelo que me devolvía a El Salvador. Todo a tiempo, pero muy ajustado. No puedo olvidar a mis amigos mexicanos que me ayudaron mientras estuve por allí, tanto con alojamiento y comida, como con dinero, que me ayudó a sobrevivir de una forma digna en el país.

2023. Nueve años de viaje.

En enero de 2023 tuve que volver a cruzar la frontera para renovar nuevamente mi visado en El Salvador. Crucé otra vez por Guatemala, como país que se encuentra en el camino a Belice, y que al no pertenecer al G4 sirve como frontera. Además, nunca había estado y de paso, podía conocerlo un poco. Fueron horas las que estuve allí, igualmente forzado por la falta de fondos. Y cuando volví a El Salvador me dieron la agradable sorpresa de que el visado, a partir del día 1 de enero de 2023, era válido por 180 días, el doble de lo que hasta ese día era la norma. 

Aquí, en El Salvador, he visitado varias partes del país durante este año largo desde que llegué. He podido ayudar en varios voluntariados y, también, me he dedicado a estudiar y aprender nuevas cosas relacionadas con la nueva economía digital. Algo que me atrajo desde que en Guinea-Bisáu, tras un problema en el banco donde fui a sacar dinero del cajero (que no me entregó), decidí aprender de Bitcoin, del que había oído hablar varias veces, pero al que nunca le había prestado atención. Entonces descubrí que, además de ser una alternativa a las finanzas tradicionales, ofrecía una puerta abierta a la libertad, que será más preciada y necesaria en el futuro.

Logo NFTrip, mi imagen para los NFT y más.
Logo NFTrip, mi imagen para los NFT y más.

Una cosa lleva a la otra y penetrando en este mundo tan apasionante, aquel verano de 2021, descubrí los NFT, que abrieron en mí un panorama mucho más allá que el de la economía o, al menos, más diversificado. Me inventé el nick «NFTrip«, para relacionar mi viaje con esta nueva tecnología y comencé a contárselo a artistas amigos míos para que comenzasen a investigar sobre ello. Algunos me hicieron caso, otros, todavía no. 

Los NFT, además de tener el potencial de cambiar muchas cosas para la comodidad y la confianza en el intercambio de bienes y servicios, es una forma de mostrar el arte en el mundo digitalizado. Ayuda a los creadores a tener un control sobre su obra a nivel económico y como este fue mi ‘modus vivendi’ durante gran parte de mi vida, lo considero un gran avance.

En este momento me encuentro desarrollando algunos proyectos basados en ellos y que espero ir presentando en un futuro no muy lejano, mientras mi viaje toma una pausa y sigo estudiando todas sus ventajas e inconvenientes, preparándome para lo que está más cerca que lejos, aunque todavía la mayoría de la población no esté al corriente. Quizás esto sea la consecuencia y ventaja de ser inconformista e inquieto.

Y... Una pausa en el camino

Actualmente, abril 2023, sigo en El Salvador y aquí finalizaré, de momento, este viaje que se programó para más tiempo y del cual aún me falta hacer más de la mitad de lo planeado. Pero tal y como están transformando el mundo, siendo modificado genéticamente y también culturalmente, me ha hecho perder esa fluidez que me acompañó durante los 9 años que, hasta ahora, ha durado.

Así mismo, El Salvador, con las políticas que el gobierno está llevando a la práctica, siendo Bitcoin moneda oficial y limpiando las calles de las temibles y terribles pandillas, considero que es un buen lugar, si no el mejor, para recomenzar de nuevo mi vida. Además de llevar adelante esos proyectos que durante el viaje se fueron formando en mi mente y que probablemente cojan cuerpo y forma en este país. 

Mi intuición me dice que es el país con más posibilidades de escapar a según que garras y, además, hacerlo con impulso y la oportunidad de ser de los más desarrollados en un futuro no muy lejano. Ofreciendo una oportunidad a personas que están investigando y desarrollando proyectos con la nueva economía descentralizada y todo lo que la rodea, incluyendo ventajas fiscales a los emprendedores de esta nueva economía y tecnología.

El Salvador y Bitcoin
El Salvador y Bitcoin

Lo que también es cierto, es que viajar se ha convertido en una forma increíble de vivir la vida y hacerlo de una manera especial y exquisita, aun con las dificultades que a veces conlleva. Por eso, no me rindo, simplemente que, lo que iba a ser, ya no podrá concretarse tal y como lo planee, por lo que tengo que tomar otras decisiones para intentar protegerme y seguir siendo lo más honesto conmigo mismo y mi forma de pensar.  

Gracias a todos que habéis estado ahí y a los que seguís a mi lado, incluso en la dificultad. Y, recordad, esté donde esté, siempre, seréis bien recibidos. A los demás, no guardo rencor, el perdón es algo que me parece normal y que practico, así que si algún día lo decidís, aquí seguiré, siendo el mismo que antes, pero quizás con una visión distinta de la que nos dicen que el mundo es. Me han obligado a ello y contento, porque esto incluye pensar, reflexionar e investigar para descubrir, aunque a veces es complicado asimilar tanta mentira como nos han contado. 

A todos por igual, deciros: nos veremos en el camino. Ese camino que me queda por recorrer en la vida y por el que lucharé sin descanso. Y ellos no ganarán, somos más y mejores. Y, la luz, siempre gana a la oscuridad.  

Por último, tal y como reflexioné mientras preparaba el viaje, aquel lejano 2013, había mucho que ganar y poco que perder por lanzarme a esta aventura. Dejar todo lo conocido atrás y comenzar una nueva vida, quizás llena de riesgos, pero he confirmado que el Universo, o Dios, acompaña a los que arriesgan.

¡Pura Vida!

vídeos que inspiran

Vídeos que tienen un mensaje optimista que desde el comienzo del viaje me ayudaron a creer que lo podía hacer y mientras hago camino me ayudan a mantener el espíritu como el primer día. La lista se va ampliando, conforme me voy encontrando nuevos vídeos que me conmueven. Espero que te gusten y te inspiren para llevar a cabo tus sueños.
Viaja, aprende, conoce, comparte ¡¡vive!!
Viaja, aprende, conoce, comparte ¡¡vive!!
Historias de la vida Nómada Cap. 1
Historias de la vida Nómada Cap. 1
Wear Sunscreen (Everybody is free)
Wear Sunscreen (Everybody is free)
Enrique Bunbury. De todo el mundo
Enrique Bunbury. De todo el mundo
El sindrome del eterno viajero
El sindrome del eterno viajero
Nunca dejes de viajar
Nunca dejes de viajar
El vídeo que cambiará tu forma de ver los viajes
El vídeo que cambiará tu forma de ver los viajes
Como me convertí en mochilero
Como me convertí en mochilero
Bruce Lee
Bruce Lee
Calle 13. La Vuelta al Mundo
Calle 13. La Vuelta al Mundo
Dream Motivation
Dream Motivation
Los Jaivas. Todos Juntos
Los Jaivas. Todos Juntos
El Cambio - Wayne Dyer
El Cambio - Wayne Dyer
Enrique Bunbury. Los términos de mi rendición
Enrique Bunbury. Los términos de mi rendición
previous arrow
next arrow
Viaja, aprende, conoce, comparte ¡¡vive!!
ReproducirPlay
Historias de la vida Nómada Cap. 1
ReproducirPlay
Wear Sunscreen (Everybody is free)
ReproducirPlay
Enrique Bunbury. De todo el mundo
ReproducirPlay
El sindrome del eterno viajero
ReproducirPlay
Nunca dejes de viajar
ReproducirPlay
El vídeo que cambiará tu forma de ver los viajes
ReproducirPlay
Como me convertí en mochilero
ReproducirPlay
Bruce Lee
ReproducirPlay
Calle 13. La Vuelta al Mundo
ReproducirPlay
Dream Motivation
ReproducirPlay
Los Jaivas. Todos Juntos
ReproducirPlay
El Cambio - Wayne Dyer
ReproducirPlay
Enrique Bunbury. Los términos de mi rendición
ReproducirPlay
Salir de pantalla completaEntrar en pantalla completa
 
previous arrowprevious arrow
next arrownext arrow
Shadow

Ayuda a otros a viajar conmigo. Gracias por compartir.

Facebook
LinkedIn
Twitter
Tumblr
Reddit
WhatsApp
Telegram
Email

¿Tienes alguna pregunta algún comentario ?

Formulario de contacto

Responsable: Fernando A. Rutia
Finalidad: Utilizaré la información que me proporcionas en este formulario única y exclusivamente para enviarte mis artículos.
Destinatarios: tus datos se guardarán en MailerLite, mi administrador de suscriptores, y que también cumple con la ley RGPD europea.
Derechos: Tienes derecho al olvido. En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información. Pide y se te concederá.
Aviso Legal: A través de este enlace podrás leer nuestras políticas web

Gracias por contactar conmigo. En breves te responderé. Buenos viajes.

Recibe mis nuevas historias por el mundo

Embajador

El Reto

Tortillas de patatas por el mundo
Ver

Itaka

La poesía que inspira el viaje
Ver

El Vídeo

El vídeo que define el viaje
Ver