La Vuelta al Mundo Sin Prisas

ÍTAKA

¿Por qué Ítaka y no otra poesía en el blog?

Y realmente creo que hay varias que podrían perfectamente caber aquí, pero Ítaka la conocí un mes antes de salir y me emocioné al leerla, viendo reflejado el espíritu del viaje en ella.

Fue Almudena de Maeztu -blogera y escritora en Amor en la mesa-, quien me la enseñó en una reunión-cena con varios amigos en casa de Mónica Sevil -amiga de mi juventud y abogada- quien también me ayudó con algunos de los documentos legales que dejé hechos antes de partir. 

Y ¿por qué quería compartirla contigo? porque quizás la conozcas y entenderás a qué me refiero o, quizás, como yo, no sea así, y puede que te emocione tanto como a mí aquel día de febrero de 2014 al leerla.  

ÍTAKA

Itaka

Cuando emprendas tu viaje a Ítaca
pide que el camino sea largo,
lleno de aventuras, lleno de experiencias.
No temas a los lestrigones ni a los cíclopes
ni al colérico Poseidón,
seres tales jamás hallarás en tu camino,
si tu pensar es elevado, si selecta
es la emoción que toca tu espíritu y tu cuerpo.
Ni a los lestrigones ni a los cíclopes
ni al salvaje Poseidón encontrarás,
si no los llevas dentro de tu alma,
si no los yergue tu alma ante ti.

Pide que el camino sea largo.
Que muchas sean las mañanas de verano
en que llegues -¡con qué placer y alegría!-
a puertos nunca vistos antes.
Detente en los emporios de Fenicia
y hazte con hermosas mercancías,
nácar y coral, ámbar y ébano
y toda suerte de perfumes sensuales,
cuantos más abundantes perfumes sensuales puedas.
Ve a muchas ciudades egipcias
a aprender, a aprender de sus sabios.

Itaka
Itaka

Ten siempre a Ítaca en tu mente.
Llegar allí es tu destino.
Mas no apresures nunca el viaje.
Mejor que dure muchos años
y atracar, viejo ya, en la isla,
enriquecido de cuanto ganaste en el camino
sin aguantar a que Ítaca te enriquezca.

Ítaca te brindó tan hermoso viaje.
Sin ella no habrías emprendido el camino.
Pero no tiene ya nada que darte.

Aunque la halles pobre, Ítaca no te ha engañado.
Así, sabio como te has vuelto, con tanta experiencia,
entenderás ya qué significan las Ítacas.

Itaka

Traducción de Pedro Bádenas de la Peña

Pedro Bádenas de la Peña

Pedro Bádenas de la Peña (Madrid, 1947), filólogo y traductor español, investigador del CSIC, especializado en la literatura clásica, de Bizancio y neogriega. En 1994 recibió el Premio Nacional de traducción por Barlaam y Josafat. Ha traducido también la poesía completa de Yorgos Seferis y Constantino Cavafis, las fábulas de Esopo, el Prometeo encadenado de Esquilo, los Epinicios de Píndaro, el Canto heroico y fúnebre por el subteniente caído en Albania de Elytis, el Himno y llanto por Chipre de Yanis Ritsos y varias obras de divulgación sobre Bizancio.

Fuente: Wilkipedia

Constantino Cavafis

El 29 de abril de 1863 nació en Alejanda, Egipto, el poeta griego Constantino Petrou Cavafis, quien con el tiempo llegaría a convertirse no sólo en uno de los exponentes literarios más importantes del siglo XX, sino también en uno de los representantes más destacados del renacimiento de la lengua griega moderna.

Por circunstancias de la vida, tales como el fallecimiento de su padre y los disturbios políticos en su ciudad natal, Cavafis se vio obligado a vivir por algunos años en Liverpool, Londres y Estambul junto a su numerosa familia, aunque apenas tuvo la oportunidad, regresó a Alejandría, donde completó sus estudios y comenzó a trabajar.

Itaka
Constantino Cavafis

En un primer momento, este griego que dominaba a la perfección el idioma inglés gracias a su estadía en Inglaterra, desarrolló tareas periodísticas. Tiempo después, se convertiría en empleado del Ministerio Egipcio de Obras Públicas y allí se ganaría la vida por un período de treinta años.

Sin embargo, su afición por el mundo de las letras lo llevaría, a partir de 1891, a publicar algunas poesías de su autoría, entre las que se encuentran títulos como “Constructores”, “Murallas”, “La ciudad” y “Un viejo”, entre otras. Si bien por ese entonces no tuvieron mucho éxito, estos trabajos llegaron a ser valorados, junto al resto de su producción literaria, tras la muerte de Cavafis, hecho que tuvo lugar en 1933.

“Esperando a los bárbaros”, “El dios abandona a Antonio” e “Itaca” son algunas de las obras más reconocidas de este escritor griego que, con frecuencia, creaba poemas de perfil homoerótico y otros inspirados no en los grandes momentos históricos, sino en el después de dichos acontecimientos.

Texto publicado por Verónica Gudiña 7 de Enero de 2009 en Poemas del Alma

Ayuda a otros a viajar conmigo. Gracias por compartir.

Facebook
Google+
LinkedIn
Twitter
Tumblr
WhatsApp
Telegram
Email
Delicious

Formulario de contacto

Responsable: Fernando A. Rutia
Finalidad: Utilizaré la información que me proporcionas en este formulario únicamente para responder a tu mensaje y si estás de acuerdo también para enviarte mis artículos.
Destinatarios: tus datos se guardarán en MailerLite, mi administrador de suscriptores, y que también cumple con la ley RGPD.
Derechos: Tienes derecho al olvido. En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información. Pide y se te concederá.

Gracias por contactar conmigo y ampliar la información de esta página. En breves te responderé. Buenos viajes.

Centro de preferencias de privacidad

    Cookies propias

    Como podemos

    las que usa el navegador que tu usas