Nueva Zelanda III: 2º Voluntariado con Helpx en NZ. En Papakura

Nueva Zelanda III: 2º Voluntariado con Helpx en NZ. En Papakura

Estuve dos semanas en el voluntariado de Piha ayudando en lo que necesitó mi anfitrión Jade y pasando un tiempo realmente genial, pero llegaba el momento de moverme; quería conocer algo más de Nueva Zelanda y cumplir con otro voluntariado que había conseguido y comprometido a través de Helpx. Jade por su parte me ofreció volver cuando quisiese, sería bien recibido.

Esa mañana el mismo Jade me acercó hasta Auckland, tomamos un café juntos y compró otro para Nick, con el que nos juntamos en los estudios de TV donde trabajan; ambos tenían que ir juntos a hacer algún trabajo para la empresa y de camino me dejaron en el centro.

Desde allí me moví andando a ver a Hanna, con la que había quedado. Hanna es manager de una tienda de productos naturales, amiga de Jade y un día que estuvo por casa, me dijo que pasase a buscar un paquete con una mezcla de hierbas, que ella prepara, para los fumadores con ganas de dejarlo, como es mi caso, que probé y me gustaron. Lo mejor es que están funcionando y prácticamente he olvidado fumar, aunque aún me queda el paso definitivo.

Cruzando la calle, enfrente de la tienda, tenía además una pequeña estación donde podía subirme al tren con destino a Papakura, haciendo un par de transbordos. Era pronto, alrededor de la 11am cuando comenzaba el viaje y una hora y media después ya estaba allí. Raewin en un mensaje que me envió la noche anterior, me avisaba que si llegaba antes de las 5pm tendría que llamar a Glenn, su marido, que sería quien se encargaría de recogerme y llevarme a casa.

Mis anfitriones Raewyn y Glenn

Poco después de cinco minutos esperando en la entrada de la estación de Papakura, apareció Glenn, con la sonrisa que durante la semana que estuve con ellos, nunca dejó. De camino a casa Glenn me preguntó si bebía cerveza, a lo que asentí afirmativamente, hizo una parada en una tienda al lado de la carretera y compró un pack de seis cervezas ¡Estrella Damm! Lo entendí como un detalle conmigo para darme la bienvenida.

Cuando llegamos a su propiedad, lo primero que hizo fue presentarme las cinco llamas que pastan a la entrada, protegidas por una valla de madera que bordea el camino de entrada. Bajamos enfrente del edificio que precede a la vivienda, una especie de garaje donde tiene su estudio de trabajo. Glenn es diseñador y escultor y también se encarga del mantenimiento de varias señales viales que el mismo fabrica y que están instaladas por la región de Auckland, trabajando para el gobierno y los bomberos. Su escultura con la mano y la rosa, que preside la entrada al edificio, la hizo para dedicársela a Raewin. Ahora está preparando la que colocará a la entrada de la propiedad con el nombre «Santuario».

Tras la visita a su estudio me enseñó la casa, un edificio amplio, luminoso y limpio. Subimos al primer piso y allí estaba mi habitación y un baño entero a mi disposición. Todo tal y como describían en su perfil de Helpx. Después de esto me encargué de preparar la comida para ambos: un arroz a la cubana que comimos al sol del otoño austral, en la parte trasera de la casa, con los sonidos del campo como fondo y un par de las ‘Estrellas Damm’ para beber.