Antalya, Konya y Ankara
Antalya, Konya y Ankara. Mi periplo turco: primera parte.
Tras mi voluntariado en Fethiye recorrí Turquía para llegar a la frontera iraní. Esta es la primera parte del periplo, que he dividido en dos, para contarte mi recorrido por el país otomano.

Antalya, Konya y Ankara. Mi periplo turco: primera parte.

Tras mi voluntariado en Fethiye recorrí Turquía para llegar a la frontera iraní. Esta es la primera parte del periplo, que he dividido en dos, para contarte mi recorrido por el país otomano.
Antalya, Konya y Ankara

Antalya, Konya y Ankara. Mi periplo turco: primera parte.

Antalya, Konya y Ankara, tres de las seis ciudades que recorrí en mi periplo turco para llegar hasta la frontera iraní. Había visitado ya Estambul, la ciudad entre dos tierras y durante 15 días hice mi voluntariado en Fethiye, en la costa sur del país.

Un recorrido atravesando Turquía que hice en un tiempo casi récord antes de llegar a Erzurum, ciudad donde tenía que recoger el visado para Irán. Elegí estas ciudades porque me lo habían recomendado y también porque después leyendo, supe que algunas de ellas tenían una larga e interesante historia que me apetecía conocer.

En los siguientes dos artículos, intentaré resumir este periplo turco y los intercalaré con mi viaje por Irán, que ya ha comenzado como habrás podido leer en Irán 1ª parte: La llegada.

Antalya. Primera parada

Desde Fethiye tenía un viaje de unas cuatro horas en autobús. Durante el trayecto pude conocer a Ali y su mujer Ayten, ambos turcos pero residentes en Alemania, que pasaban algunos periodos del año en su tierra natal. Dos señores muy simpáticos que nada más llegar a Antalya me ayudaron a encontrar mi transporte para llegar al centro y a mi hostel.

Recorrí las viejas calles del centro histórico, un lugar espectacular y muy bien cuidado para disfrute de sus gentes, pero sobre todo del turismo que en esta parte de Turquía es mucho. Mi albergue estaba cercano a la Puerta de Andriano, así que llegué rápido y pude hacer el check-in temprano. Interesante para así visitar lo más posible de la ciudad, ya que al día siguiente partía hacia Konya.

Recorriendo Antalya y sus bazares

Busqué un supermercado y compré para comer y cenar ese día. Descansé durante las horas de más calor y salí sobre las cinco de la tarde para recorrer gran parte del Old Town. Después busqué el bazar Folk que está dedicado sobre todo a alimentación fresca y es itinerante -motivo por el que se monta cada día en una zona en la ciudad-. Después me dirigí al bazar antiguo, que en las ciudades turcas son casi museos. Tras dar un vuelta por allí me tomé un té y descansé un rato.

Ya con las visitas más interesantes que me dio tiempo a hacer, busqué la parada de autobuses de línea que al día siguiente tendría que utilizar para llegar hasta la terminal de autobuses de larga distancia. Con uno de ellos haría mi viaje a Konya. No era muy complicado llegar a la terminal, pero con mi carga, prefería andar lo menos posible por la mañana e ir sobre seguro.

Antes de que oscureciera volví paseando por el old town hasta la muralla que rodea la ciudad y pude ver la puesta de sol junto al mar. Como gran premio me encontré con un músico callejero interpretando música tradicional turca sentado junto al monumento dedicado a Nazin Hikmet.

Este poeta turco -considerado el más importante del siglo XX en su país- fue encarcelado y exiliado varias veces debido a su militancia comunista, llegando a perder finalmente su nacionalidad. Esto fue motivo para que emigrase a la URSS, donde murió como ciudadano polaco. Un dato que lo relaciona con España, es que apoyó a los luchadores republicanos durante la Guerra Civil, como detallaba la placa junto al monumento.