La Vuelta al Mundo Sin Prisas comenzó en Marzo de 2014
y el viaje continúa. Ahora, "Descubriendo América".
Menú
¿Me compartes? ¡Gracias!
Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on tumblr
Share on reddit
Share on email
Share on whatsapp
Share on telegram
2017 cuarto año de La Vuelta al Mundo Sin Prisas

Cinco años de La Vuelta al Mundo Sin Prisas: 2017 cuarto año del viaje.

Comenzaba el año 2017 en Kolonia, la capital de Pohnpei y lo terminaba en Osaka, Japón. Había cruzado Micronesia, Filipinas y Taiwán y como bola extra llegué a Japón, en una decisión improvisada. Dejando fluir el viaje.

Circunferencia terrestre

Dos vueltas y media a la circunferencia terrestre, viajando sin prisas

¡Quién me lo iba a decir cuando hace casi cuatro años comenzaba el viaje. Qué entre la primera parte del viaje y el comienzo de la segunda, habría dado dos veces y media la vuelta a la circunferencia de la tierra! Pero así es. He recorrido más de 102.000 Km y la circunferencia terrestre es de 40.075 Km.

Yilan Happy Snail B&B

Yilan Happy Snail B&B. Conociendo el Condado de Yilan en Taiwán

En Yilan Happy Snail B&B pasé más de un mes desde mi llegada de Filipinas. Visitaba por segunda vez a esta familia y su hotel. No puedo estar más agradecido, me dieron la oportunidad de conocer un condado con una gran variedad de oferta cultural y gastronómica. Un recorrido por Yilan desde Happy Snail B&B.

la última historia en Filipinas: Moalboal

Esta es la última historia sobre Filipinas. Destino final: Moalboal

El intento de viaje a Siargao para juntarme con Ezequiel y navegar en su «banca» antes de irme y los cambios de planes obligados, que me llevaron a Moalboal. Los últimos momentos en el velero con Horst y en Cebú disfrutando de la hospitalidad de Tracy y Lady en su casa.

Filipinas

Segunda etapa filipina. Viviendo cinco meses en el velero (2ª parte)

A Filipinas volví de Taiwán como estaba previsto a finales de abril. Horst me esperaba para quedarme en el barco y cuidarlo mientras él visitaba Europa durante el verano. Pero también surgieron imprevistos y, arreglar mis equipos, se convirtió en una pesadilla.