entre Nápoles y Roma
Entre Nápoles y Roma y algo de escalada
Entre Nápoles y Roma y algo de escalada, invitados por Yara, amiga de Elena y Giulio de Ciampino a Poggio Mirteto, antes de continuar viaje hacia el noreste.

Entre Nápoles y Roma y algo de escalada

Entre Nápoles y Roma y algo de escalada, invitados por Yara, amiga de Elena y Giulio de Ciampino a Poggio Mirteto, antes de continuar viaje hacia el noreste.
entre Nápoles y Roma

Entre Nápoles y Roma y algo de escalada

Entre Nápoles y Roma, ya que de nuevo nos dirigimos hacia el norte de Italia. Desde Nápoles llegamos a un pueblito que pertenece a la región del Lazio, Poggio Mirteto, muy cerca de Roma.

La primera noche de Ciampino en casa de Elena y Giulio, entre otras personas se encontraba Yara. Después de conocer a Fer durante la primera cena que este hizo, se ofreció como anfitriona, y fue en su casa donde nos hemos alojado estos días.

La conexión con Yara fue inmediata, es curioso como las personas respondemos a estímulos innatos sin tener -yo por lo menos- una explicación estrictamente lógica.

Desde el primer momento las cosas volvieron a fluir y comenzamos a conocernos alrededor de una mesa. Yara invitó a unos cuantos amigos a cenar compartiendo cocina «italo-española» y conocimos a Fausta, Erica, Gabriele y Fabrizio.

Colaboramos prácticamente todos, cada uno con su especialidad. A tope de comida, de bebida y buena gente. También tuvimos sesión de didgeridoo y tanto le moló a Yara, que le fabriqué uno con un tubo de pvc que tenía su padre de unas obras recientes y unas velas de cera.

Día de escalada

Al día siguiente nos fuimos a escalar Yara, Claudio, Fabrizio, Francesco, Fer y yo. La zona se llama Supino a unos 100km de distancia, alucinante sentir la roca y vivirla.

Las paredes eran de placas calcáreas y mas difíciles de lo acostumbrado, pero cualquiera que conozca la escalada sabrá que tu compañero de cuerda es tu contacto en tierra firme y a partir de ahí, la confianza en tu compi, te da la fuerza que necesitas en esos momentazos.