Sassello
El último paseo hacía Sassello. La primera parada en Italia.
Nuestro viaje de Niza a Sassello, pasando por Mónaco. El último viaje compartido con Antonio en La Vuelta al Mundo sin Prisas.

El último paseo hacía Sassello. La primera parada en Italia.

Nuestro viaje de Niza a Sassello, pasando por Mónaco. El último viaje compartido con Antonio en La Vuelta al Mundo sin Prisas.
Sassello

El último paseo hacía Sassello. La primera parada en Italia.

He decidido titular así este viaje, porque realmente inesperadamente se convirtió en el último paseo con Antonio Camacho en nuestra prevista vuelta al mundo juntos.

Ya tuve oportunidad de contar que Antonio había decidido seguir solo a partir de Sassello en un artículo titulado Cuando un amigo se va…, ahora hablaré de ese viaje, de ese último paseo hacía Sassello con él desde Niza.

Los últimos pasos por Francia y entramos en Italia

Y lo llamo paseo porque en esta ocasión teníamos todo en orden, horarios, medios de transporte, lugar donde llegar, etc.

Pasamos por varias ciudades antes de llegar a Sassello, saliendo desde Niza: Mónaco, Menton, Ventimiglia y Savona.

Mónaco y la experiencia agridulce en el principado

Y desgraciadamente me llamó la atención la mala “sombra” de la policía de Mónaco con los mochileros. Una única pregunta les hice para saber dónde estaba la parada del autobús que seguía camino hacia Menton -última ciudad francesa antes de la frontera italiana, donde debíamos hacer el cambio de autobús a tren- y casi me recogen y me llevan ellos…. No fue así, aunque me hubiese encantado, un dinero ahorrado y algo más que contar.

Antonio en ese momento se encontraba viendo los Aston Martin que estaban en el escaparate del concesionario, así que apenas se dio cuenta de la discusión que mantuve con la mujer policía.

Muy malos modales y muy mala “leche».  En fin, era cuestión de minutos salir de esa ciudad y no me quería amargar la vida, así que escuché, «gesticulé» y seguí camino.

Mónaco se estaba preparando para el gran premio de F1 que se celebra en próximas fechas: mucho lujo y muchas cuestas. Mucho control y poca diversión, para alguien que vive con lo que lleva en la mochila y poco más.

La llegada a nuestro próximo destino, Menton, fue tranquila. Allí debíamos coger un tren que cruzase la frontera franco-italiana y nos dejase en Ventimiglia donde tomaríamos otro para llegar a Savona. En estas tres ciudades poco estuvimos, fue una parada y a seguir, así que poco más que contar.