Croacia
Mi paso por Croacia y la 4ª experiencia como voluntario en Workaway
Una visita rápida a Zagreb y vivo mi cuarta experiencia como voluntario en el viaje de La Vuelta al Mundo Sin Prisas, a través de Workaway en el pequeño pueblo Oriovčić.

Mi paso por Croacia y la 4ª experiencia como voluntario en Workaway

Una visita rápida a Zagreb y vivo mi cuarta experiencia como voluntario en el viaje de La Vuelta al Mundo Sin Prisas, a través de Workaway en el pequeño pueblo Oriovčić.
Croacia

Mi paso por Croacia y la 4ª experiencia como voluntario en Workaway

Croacia. Después de pasar unos días fantásticos en Eslovenia, me puse en marcha. De nuevo en solitario. Me dirigía a la República de Croacia.

El viaje de Eslovenia a Croacia

Desde Novo Mesto tenía que llegar a la frontera con Croacia para cambiar de tren y cruzarla. En la estación Novo Mesto-Metlika, donde cuando llegué, tuve la suerte de que el tren salía con destino a Karlovac en apenas 15 minutos.

Un pequeño vagón con maquinista nos esperaba. El viaje duraba algo más de una hora y este tren también paró en todas las estaciones, así que de nuevo, me pude deleitar con la vista de estas y de los pueblos.

Y para mi suerte el maquinista, me dejo que estuviese junto a él durante un rato, por lo que pude ver el avance desde un lugar privilegiado. Justo cuando llegamos a la frontera, la parada de rigor para comprobar la documentación por parte de la policía y seguimos adelante.

En Karlovac me hubiese gustado quedarme unas horas ya que Halina, una amiga polaca que vive en España, me la recomendó. Pero cuando fui a la taquilla a comprar el billete hacia Zagreb, me informaron que el próximo tren a la capital croata estaba estacionado en la vía uno y partía en poco más de 20 minutos. Así que preferí posponer esta visita, si la fortuna me lo permite, para otro momento.

Tren a Zagreb y mi llegada a la capital croata

El tren a Zagreb era un Intercity. Más rápido y más cómodo que el pequeño tren vagón entre países. Pude aprovechar el trayecto para transcribir las notas tomadas, e ir organizando el texto y las fotos del artículo de Eslovenia.

El viaje se pasó volando y cuando llegué a la estación de Zagreb, mi primera misión era conocer las posibilidades de viajar a Slavonski Brod al día siguiente. También de paso, consultar el mapa de la ciudad y situarme para llegar a mi hostel.

La oficina de información turística está en la misma estación, por lo que me facilitó bastante las cosas. Lo siguiente era sacar dinero de un cajero. En Croacia, el euro no es la moneda oficial, es la Kuna (1€ = 7,57 HRK). La suerte de trabajar con un banco que no cobra comisiones, fue una alegría de nuevo al extraer el dinero.

El hostel no pillaba muy cerca, por lo que con el tranvía me acerqué lo más posible y luego, cargado con las mochilas, fui andando hasta allí. Aproximadamente 2 km. Estaba algo escondido y esto me hizo dar alguna vuelta de más buscándolo.

Zagreb

Como todas las capitales y ciudades grandes hay mucho que ver y disfrutar. Después de la ducha, me fui al centro a dar un largo paseo y comer algo. De nuevo alegre sorpresa viendo edificios conservados magníficamente y calles alegres y llenas de gente.