Tercera experiencia como voluntario
La Vuelta al Mundo Sin Prisas

Tercera experiencia con Workaway en La Vuelta al Mundo Sin Prisas

Tercera experiencia como voluntario en La Vuelta al Mundo sin Prisas con Workaway en Sasselo (Italia). Nuevos amigos y vivencias que recordar y aquí se me ocurre la gran idea de ir a Génova andando cruzando esta zona de Los Alpes.

Tercera experiencia con Workaway en La Vuelta al Mundo Sin Prisas

Tercera experiencia como voluntario en La Vuelta al Mundo sin Prisas con Workaway en Sasselo (Italia). Nuevos amigos y vivencias que recordar y aquí se me ocurre la gran idea de ir a Génova andando cruzando esta zona de Los Alpes.
Tercera experiencia como voluntario

Tercera experiencia con Workaway en La Vuelta al Mundo Sin Prisas

Tercera experiencia como voluntario con  Workaway en La Vuelta al Mundo sin Prisas y la última compartida con Antonio Camacho, en Sassello, una pequeña población en el norte de Italia en la región conocida como Liguria, cercana a Savona y Génova.

Nuestros anfitriones

Cascina Granbego es el nombre de la villa y B&B donde Massimo Ferrando y Alessandra Giacandi junto con su pequeña Delia Ferrando. El día de nuestra llegada nos recibieron con los brazos abiertos y personalmente me hicieron pasar diecisiete días maravillosos.

La familia tiene además dos pequeños perros muy ladradores, pero a su vez encantadores: Sciulli “la abuelita” y “Settembre” que consiguió que lo adoptaran después de seguirlos durante varios días y aparecer al lado de su coche cuando parecía que ya no estaba. Por último la gata “Campagna” bastante huidiza, congenié poco con ella y que acababa de tener tres crías idénticas cuando llegamos.

Tercera experiencia como voluntario: el trabajo

Desde el principio el acuerdo que cerré con Alessandra, era el de ayudar a preparar el huerto para que Massimo pudiese plantar y así recoger y tener verduras ecológicas durante todo el año.

Un huerto que se dividía en varias parcelas repartidas por el terreno de la finca. Nuestro trabajo era levantar la tierra ya arada y limpiarla de las raíces de malas hierbas, evitando su reproducción durante la época de cultivo. Posteriormente repartir la tierra por igual en el terreno y disponerlo para la siembra.

Hubo varios días de lluvia, por lo que pudimos cambiar de trabajo y colaborar en otras labores de la casa. También me toco desbrozar y recoger la hierba cortada.

Hubo trabajo duro, también momentos de tranquilidad y disfrute, y al final cuando me quede solo, de excursiones fantásticas para conocer un poco más la zona y el pueblo junto con mis anfitriones.

La comida

Por mi parte también me encargué de preparar la comida, para todos, durante mi estancia, lo que me hizo ganar el apelativo de “Master Chef”. Tortilla de patatas, escalibada, paella, cous cous, garbanzos, lentejas, verduras al horno… Y Alessandra tomó buena nota de alguna de ellas para realizarlas en el futuro.

Pero no era el único que cocinaba. Massimo también se desenvuelve bien en la cocina y es experto en chapatti: una masa de origen hindú, tipo pizza, que se hace en sartén y que resulta muy práctica.

También pude probar su pasta al pesto genovés casero, preparado por su madre, o la polenta de Alessandra. Además en la casa saben aprovechar las hierbas silvestres que normalmente se desprecian, mezclándolas con hojas verdes de la huerta y haciendo ensaladas con un ligero toque amargo pero delicioso.

Gaia una amiga de Massimo, vino a ayudar algún día en el huerto y también nos deleitó con sus platillos: humus, torta de verduras o tartas de frutos secos como postre.

El reto

Ya sin Antonio, que decidió ir por el mundo en solitario, a mí todavía me quedaban unos días en Cascina Granbego. La noche del viernes con Giamba, un amigo de la infancia de Massimo, que estaba de visita en Sassello -ahora vive en Bologna– nos fuimos a cenar a San Giovanni un albergue-restaurante recientemente re-inaugurado en el pueblo. Una cena sencilla, con platos típicos de la zona y a la que fuímos invitados por Giamba.

Cuando terminamos Alessandra, decidió asumir la responsabilidad de la pequeña Delia y se marchó a casa con ella. Massimo, Giamba y yo nos quedamos para tomar algo en el pueblo. Fuimos a ver a Michele, primo de Massimo.

Este, tiene un reputado restaurante en el mismo Sassello llamado Palazzo Salsole. Un restaurante creado sobre una casa típica italiana y que guarda todos sus detalles.

Allí tomamos unas grapas y durante la conversación Massimo le habló de mi reto de hacer tortillas de patatas en mi recorrido por el mundo. Michele accedió inmediatamente y nos citó al día siguiente por la mañana para poder hacerlas. Las iba a ofrecer en el menú del día en el restaurante en la carta las nombró como “Tortillas di Fernando”.

Con la inestimable ayuda de Alessandra Daria y Antonella, cocineras del restaurante, pude hacer las tortillas y la escalibada que, sin querer, tanto éxito está teniendo en el viaje.

Palazzo Salsole

Fue una experiencia magnífica en una cocina preparada increíblemente y con unos productos de calidad superior (se nota que los huertos allí se cuidan). Daria y Antonella además son unas cocineras excelentes, encantadoras y simpáticas que preparan la pasta diariamente, con esmero y cariño, para servirla a los clientes del restaurante.

Recuerdo también a Camilla la camarera que nos sirvió la comida tras mi mañana de “chef” y como no a Michele que tan amablemente accedió a dejarme cumplir mi reto en mi primer destino de Italia. Gracias a todos.

El proyecto de Alessandra y Massimo

Haré mención en este artículo al increíble proyecto que están desarrollando Alessandra y Massimo, que no se cierne únicamente a Italia y a Sassello más concretamente, sino que tiene su ramificación en Turquía.

Además de la Cascina Granbego, un B&B que cuidan con cariño y al que Alessandra que es arquitecta junto a Massimo, escritor, fotógrafo y diseñador, le están dando su toque personal, tienen un pequeño comercio en el pueblo llamado ‘Opus Design’, dedicado a la artesanía. Este pequeño negocio local sirve a Massimo para exponer y vender sus trabajos realizados en cobre y cinc o esculturas creadas a partir de materiales que la naturaleza pone en sus manos y recicla -como troncos caídos- transformados en lámparas.

Desde el año pasado también organizan un festival cultural en Sassello durante el verano llamado ‘Passaggi D’Arte’: Festival del Arte y de la Tierra en el que unifican música, teatro, arte y agricultura.

Finalmente todo esto tiene un reflejo en Karkemish (Turquía) donde dirigen un proyecto arqueológico organizando un museo que inauguran este año.

Aceptas las cookies de YouTube para reproducir este video. Al aceptarlo, accederás al contenido de YouTube, un servicio proporcionado por un tercero externo.

Política de privacidad de YouTube

Si aceptas este aviso, su elección se guardará y la página se actualizará.

Un poco de turismo y de historia

Sassello es un municipio que da nombre además a una comunidad de Liguria y que por extensión es una de las cuatro más grandes de Italia. Comprende una zona espectacular rodeada por un parque que es reserva natural y que da al norte con Los Alpes y Los Apeninos y al sur con el Mar Mediterráneo.

Su producto más típico son unos dulces llamados “Amaretti di Sassello” reconocidos y apreciados por los italianos.

El pueblo tiene una larga historia que viene desde la época romana y que fue construido y reconstruido en varias ocasiones durante el Siglo XVII.

Coincidió que durante nuestra estancia en Sassello el día 25 de abril se celebraba en toda Italia el día de la liberación del ejército nazi y el fascismo de Mussolini. El festejo se recuerda con una procesión que presiden y abren las autoridades del pueblo y a la que se unen, sobre todo, los más mayores del lugar.

El viejo molino de Sassello

Ese mismo día pronto por la mañana, tuve oportunidad de visitar con Massimo el molino que todavía está en activo y cubre las necesidades de los vecinos. Data de 1.800 y su maquinaria de más de 120 años está restaurada y preparada para seguir en funcionamiento.

Independientemente a la función del molino, en el recinto se venden planteles ecológicos y ahí es donde Massimo compra algunos de estos para su huerto.

La excursión y emocionado, decido la aventura en Los Alpes

El lunes previo a mi despedida pudimos hacer una excursión por el Parque Natural del Beigua y ver auténticas maravillas de la naturaleza como el río de piedras o La Torbiera del Laoine, un lago que durante el invierno se congela. Es una reserva protegida y vigilada, previendo el impacto medioambiental humano.

Las montañas de Los Alpes ofrecen una visión de la costa espectacular. Comprenden varias rutas con senderos muy bien organizados y refugios para excursionistas a lo largo de todos los recorridos.

Tanto me enamoré de esta visión del mar desde las alturas que me propuse que mi camino a Génova lo haría andando por estos parajes, cosa que al final casi me cuesta un disgusto, pero esto lo hablaremos en otro artículo.

La despedida

De todos los sitios por donde he pasado guardo un grato e inolvidable recuerdo, pero aquí, ha sido especial. Han sido casi 20 días compartiendo la vida de dos personas especiales y su bebe de 6 meses a la que llamé “Gordi”. Es especialmente simpática y me siento muy afortunado por haber compartido su desarrollo aunque haya sido un corto periodo de tiempo. Inolvidable Delia la princesa de la casa.

La mañana que salí con destino a Génova por la montaña la despedida fue emotiva y noté el cariño de esta agradable pareja hacia mi.

Massimo me acerco hasta mi punto de partida en Pratorotondo, ahorrándome aproximadamente 30Km de caminata. Gracias a esto y sus ánimos antes de empezar a caminar pude terminar a tiempo y llegar a mi destino para encontrarme con Giulia, una amiga de Alessandra que se ofreció a hospedarme durante mis días en Génova y Cuccho, su pareja.

Alessandra, Massimo muchas gracias por estas semanas inolvidables y mucha suerte en vuestro proyecto. Besos diarios de mi parte, a la princesa Delia.

Arrivederci amici!

¡Pura Vida!

Ayuda a otros a viajar conmigo. Gracias por compartir

Facebook 0
Google+ 0
LinkedIn 0
Twitter
Tumblr
WhatsApp
Telegram
Email

Conecta conmigo o sigueme

Ayúdame a seguir realizando mi sueño

Por cada 15€ te envío una postal desde el país que estoy, o los que próximamente visitaré. Tú eliges. Ahora en América.

Gracias por tu ayuda.

*Si no tienes, deberas de crear una cuenta de PayPal gratuita.

¿Te gustó esta historia?

Suscríbete al blog y se el primero en leer las próximas

Responsable: Fernando A. Rutia
Finalidad: Utilizaré la información que me proporcionas en este formulario única y exclusivamente para enviarte mis artículos.
Destinatarios: tus datos se guardarán en MailerLite, mi administrador de suscriptores, y que también cumple con la ley RGPD europea.
Derechos: Tienes derecho al olvido. En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información. Pide y se te concederá.
Aviso Legal: A través de este enlace podrás leer nuestras políticas web

Otros artículos del blog