Desde Roma con amor
Desde Roma con amoR
El paso de La Vuelta al Mundo Sin Prisas por Roma, acogidos en Ciampino por mis amigos Elena y Giulio y también la bienvenida a Mar al viaje y a su colaboración en el blog.

Desde Roma con amoR

El paso de La Vuelta al Mundo Sin Prisas por Roma, acogidos en Ciampino por mis amigos Elena y Giulio y también la bienvenida a Mar al viaje y a su colaboración en el blog.
Desde Roma con amor

Desde Roma con amoR

Este artículo va a ser distinto y a partir de ahora Mar, que se ha unido al viaje, también aportará su visión de las ciudades y pueblos que visitaremos. En alguna ocasión será ella la que escriba y yo el que haga de fotógrafo. En ocasiones los artículos los compartiremos y ambos contaremos nuestra experiencia, como en este caso.

El Blog

Vamos a aumentar  la cantidad de artículos según vayamos avanzando y teniendo conexión a internet para subirlos. Sencillamente haremos que el blog se convierta casi en un diario, aunque no será escrito todos los días.

Creemos, que dar una visión casi inmediata de lo que vivamos, hará que el leerlo sea más ameno y también más llevadero para todos.

El Viaje desde Florencia a Roma

El viaje a Roma a diferencia de la mayoría que he realizado hasta el momento en tren, fue en coche. Compartí el viaje con Marco, propietario del automóvil y Pietro, que al igual que yo viajaba de alquiler a través de BlaBlaCar.

Fue un viaje ameno y tranquilo, con cambios constantes del tiempo: calor, lluvia, chaparrones tremendos…

Con el coche no llegué exactamente hasta Roma, me quedé en Monterotondo, un pueblo cercano y desde allí cogí un tren de cercanías que me llevaría hasta la estación de Tiburtina en la capital.

Tenía varias horas de espera, ya que mis anfitriones estaban de viaje y que casualidad en Florencia de donde yo venía. Aunque ellos llegaban a última hora de la tarde en tren.

En Roma, la ciudad eterna

Me di una vuelta por el barrio de la estación y encontré la posibilidad de dejar mi mochila más grande en la consigna de la estación de autobuses, a 100 metros de la del tren. Después decidí comer algo rápido y aprovechar el tiempo paseando y conociendo Roma, ciudad que era la primera vez que visitaba.

A diferencia de los demás anfitriones de Italia hasta el momento -que he ido conociendo mientras avanzaba- Elena, es una vieja amiga de Madrid, que vive en Roma desde hace unos años con su marido Giulio, al cual también conocía de las noches madrileñas. Elena es además guía turística, por lo que le hice una llamada para que me recomendase un recorrido en las horas de espera y esta fue su sugerencia.

La visita turística recomendada por Elena

Elena me recomendó usar el metro y desde Tiburtina dirigirme a la estación de Termini para cambiar de línea y llegar hasta Flaminio/Piazza del Popolo. Desde aquí, hacer una ruta andando hacia el sur de la ciudad, visitando la mayoría de monumentos importantes de Roma.

Verdaderamente impresionante la historia que se respira en esta ciudad llamada Eterna. Comenzando por la Piazza del Popolo y siguiendo la Via del Corso te vas encontrando con diferentes plazas. Si callejeas un poco ves entre otros: El Panteón de Agripa, la Fontana de Trevi y alcanzas la Piazza Venecia y su imagen de postal.