cinco años de la vuelta al mundo
Periplo en China VII: Mis amigos de Huangshan (II)

Periplo en China VII: Mis amigos de Huangshan (II)

cinco años de la vuelta al mundo

Una de las ventajas de viajar sin prisas, es que puedes hacer paradas largas en cualquier lugar si tienes la oportunidad. En Huangshan la tuve y gracias a ello pude conocer a un montón de gente, no solo del país, también extranjeros como yo que están allí instalados, o bien estudiando, o bien trabajando. Huangshan fue el voluntariado más largo de los que he podido hacer hasta ahora, un mes y medio y dio para mucho y muy bueno. Por eso este relato es largo, aunque espero que os ayude a conocer a… mis amigos de Huangshan.

Philippe y Sakura

Ya mencioné a Philippe en el anterior artículo dedicado al voluntariado en esta ciudad de China. Philippe amigo de Joe, uno de los socios, colaboraba en el bar del hostel y fue a uno de los primeros que conocí, aparte de mis compañeros de trabajo. Una noche que preparé un arroz español (no le puedo llamar paella, porque no lo fue) vino con su chica Sakura Matata, una mujer genial y que me encantó desde el primer momento por su simpatía y dinamismo.

Philippe y Sakura me llevaron a los pocos días de llegar, a uno de los mercados de la ciudad y posteriormente Sakura, me enseño parte del centro, zona comercial y de bares y me explicó, entre otras cosas, que la arquitectura de la ciudad es única y se distingue de cualquier otra del país, algo que también me remarco posteriormente Fishfish que conoceréis más adelante.

Poco antes de Navidad, Philippe y Sakura se iban a Francia a pasar las fiestas y a su vuelta yo ya no estaría allí, por lo que prepararon una cena para despedirnos, a la que vinieron algunos de los que a continuación os presento.