Filipinas IV: Vuelta a Manila y nuevo voluntariado WorkAway

Filipinas IV: Vuelta a Manila y nuevo voluntariado WorkAway

Habían pasado quince días desde mi llegada a Sorsogón y tocaba volver a Manila, para allí, esperar a que mi vuelo a Kota Kinabalu saliese el día 4 de noviembre. Tenía una semana por delante para hacer un nuevo voluntariado y terminar de ver parte de la gran capital filipina, donde se me habían quedado cosas interesantes pendientes de la primera visita.

Para el viaje en esta ocasión elegí un autobús más económico, de los 700 pesos con aire acondicionado a los 550 pesos sin él. Además de ahorrar dinero, me iba a ahorrar el riesgo a pillar un catarro, algo que por otro lado no es un lujo que me pueda permitir viajando. Ya conté en el artículo correspondiente, que aunque todos estaban pasando frío, el aire acondicionado no se bajó en ningún momento y por la noche, sin el calor del sol, realmente la temperatura y la sensación térmica era la de un buen otoño español, obligándome a utilizar las dos prendas de abrigo que llevo a mano en la mochila. Otra ventaja del autobús sin aire, es que las ventanas van abiertas y de nuevo, me pude sentar en el primer asiento, solo ocupado por mi, que me dio la posibilidad de encender algún cigarro con el permiso de los conductores, que también aprovechaban esa ventaja.

Llegó la hora de partir

Antes de salir con el autobús, previsto a las 4pm, estuve esperando en casa a que Macky y Tom llegasen de su visita al volcán Bulusán, donde habían ido por la mañana, tras acompañarme a la ciudad a comprar el ticket anticipado y a hacer un par de recados. No llegaron a tiempo, así que solo pude decir adiós a Daddy que estaba en casa y a mamma Marlyn que estaba en su tiendecita despachando. David a esas horas normalmente estaba trabajando con sus clases de inglés y a mamma Elma tampoco la pude ver.

Durante mi espera en la parada del jeepney que me acercaría hasta la estación de autobuses, de repente, mis ojos no daban crédito a lo que estaban viendo. Creo que nadie de la parada lo podía creer por las caras tras el suceso. Resulta que un triciclo que había arrancado con normalidad, con el conductor y unos niños montados en él, aceleró de repente y se fue a estampar contra la casa de enfrente, un perro que estaba atado gracias a sus reflejos salvó la vida, pero no se libró del susto, que hizo saber con sus ladridos de queja. Los niños bajaron sin problema y a salvo, pero el conductor que tampoco le había pasado nada, casi ni se tenía en pie cuando intentó moverse. Un vecino ayudó a parar el motor y desatrancar de entre los matorrales el vehículo. Aquí no saben, quizás, que si bebes (mucho) no conduzcas.

Tras el accidente del triciclo el jeepney tardó poco en llegar y me dejó en la estación de autobuses con tiempo suficiente, aunque aún pude ver otro accidente de una moto, que sin razón aparente, se cayo al suelo en una curva. No soy paranoico, pero no había visto ningún accidente hasta entonces y de repente vi dos seguidos. Pensé que aún me quedaban más de doce horas de viaje por delante y esperaba no verme afectado yo por uno.

La llegada a Manila

Afortunadamente todo fue bien y llegué de madrugada a Manila tras poder echar alguna cabezada en el viaje. Ya en Manila tenía que buscar la manera de moverme desde Pasay, donde me dejó el autobús, hasta Bicutan, mi zona. Un jeepney de nuevo era lo más económico y también sencillo, pero había que encontrar el que llegase hasta allí. Con la experiencia no tardé mucho en encontrarlo y aunque no me dejó donde creía, no estaba alejado y tras preguntar un par de veces, llegué, andando alrededor de un kilometro subiendo y bajando pasarelas para atravesar las autopistas, a la estación de triciclos de Bicutan.

El triciclo me dejo en la calle Rusia, digamos una de calles principales de esa zona de Manila y allí tenía que cambiar a otro que sería el que haría el ultimo trayecto. En el cruce, donde normalmente me había subido otras veces, me ofrecieron hacer el trayecto por 35 pesos, servicio especial, que por supuesto rechace, normalmente cuesta 8 pesos, está claro que por la hora, alrededor de las 5am, tendría que esperar bastante hasta que se llenase, caben 6 personas, así que me coloqué en la esquina de enfrente a que alguno fuese hacia allí y aceptase un precio más razonable. Tardó 2 minutos en llegar y me pidió ¡¡¡38 pesos!!! Le dije que no, con un gesto de desaprobación evidente y el conductor insistió, ahí le ofrecí yo 10 pesos, que curiosamente aceptó sin problema. Inteligente por su parte, ya que el trayecto lo hacía igual, pero ganarse ese tramo para gasolina, era una buena idea.

Al llegar a casa tenía que esperar a que Rowana llegase, es la chica que se encarga de hacer las coladas para Bianca, para que me trajese las llaves y poder entrar. Angelica, la perra, había estado acompañada hasta la noche anterior por otros voluntarios a los que yo sustituía, pero ya amanecía y necesitaba dar una vuelta matinal, así que deje mis mochilas en la puerta tapadas por la colada que estaba tendida y Angelina y yo nos fuimos de paseo.

Rowana ya sabía que estaba esperando por los mensajes que nos habíamos enviado a mi llegada desde el autobús y durante el trayecto en jeepney y triciclos, así que no tardó mucho. Sardor se había ido por sorpresa unos días antes y Bianca me dio permiso para usar su habitación durante mi voluntariado en su casa, toda una suerte para mí.

Comienza el voluntariado en casa de Bianca

Al hablar de esto en los mensajes que nos intercambiamos también me avisó que llegaría gente a pasar unos días, entre ellos Kira y Jesco, la pareja de alemanes que ya había coincidido conmigo y con los que tan buena onda había tenido. De echo aunque no lo conté, en nuestra primera coincidencia en casa de Bianca, me dieron 1000 pesos como ayuda para mi viaje y yo por mi lado también aporte algo a un proyecto muy interesante que Jesco tiene en marcha y con el que seguramente seguiré ayudando en el futuro durante mi viaje. Esta es la web y la puedes ver tu mismo, está en alemán de momento, pero me consta que Jesco está trabajando en otros idiomas.