Periplo en China: 1ª parte. De la frontera a Kashgar

Periplo en China: 1ª parte. De la frontera a Kashgar

Desde Kirguistán a China tienes dos pasos fronterizos por los que entrar. Yo elegí el de Irkeshtam, que es más sencillo que el de Torugart, donde al parecer tienes que conseguir un pase especial que encarece la cosa bastante, aunque mi elección tuvo que ver también con la recomendación de Nick y Virgine, conocedores del terreno y con los que decidí hacer el viaje hasta la frontera. Ambos pasos están en en montañas de Tian Shan (Montañas Celestiales) a más de 3.000 metros de altura y según la época te puede pillar una tormenta que en mi caso fue de frío y nieve, así que ojo y prepárate bien el viaje.

Ya habiendo pasado los trámites en la frontera kirguika, más fáciles de lo habitual en Asia Central, llegamos a China y estuvimos esperando por más de dos horas, cuando después de protestar a la funcionaria china porque otros eran atendidos que nosotros, nos enteramos que el territorio chino solo lo puedes cruzar en taxi. Esto fue motivo de más protestas, no solo nuestras, sino de otros occidentales que se encontraban esperando y que también se desplazan por el mundo en bici como Nick y Virgine. Estas reglas que el gobierno chino tiene impuestas para atravesar los más de 100Km que separan ambos controles y, ver unos paisajes espectaculares, salen algo caras, pero no hay más remedio que acatarlas si quieres entrar en China. Así que nos pusimos en marcha para conseguir esos taxis y gracias a la ayuda de los soldados chinos, realmente amables y simpáticos con nosotros, que antes nos hicieron el registro de las mochilas a cara de perro (incluso abren y revisan tu ordenador o preguntan si llevas libros, entre otras cosas), no tardamos mucho y al poco rato nos entregaban nuestra documentación y podíamos emprender viaje. Sidney y yo fuimos juntos en el mismo coche y dejamos a Nick y Virgine allí, ya que, aparte de que no había más espacio, ellos nos animaron a seguir adelante sin esperarlos; tenían que desplazarse en furgoneta o todo terreno para poder meter sus bicicletas y quizás no entraríamos todos tampoco, perdiendo más tiempo.

Ya en el edificio de aduanas nos hicieron esperar un poco más y yo por fin decidí pagar al taxista que llevaba un rato detrás de mi insistiendo. La cuestión por la que tardé en pagarle, era porqué quería encontrar un cajero, que me habían dicho que había en el edificio en cuestión, sin embargo cuando pregunté al funcionario chino me dijo que no, que allí no había bancos, ni cajeros, así que el guía que acompañaba al conductor, un buscavidas entrenado, finalmente consiguió lo que quería y me cambió algunos dólares por yuans (RMB), más caros que habiéndolos sacado con mi tarjeta, pero no hubo más remedio. Pagué 110 RMB, unos 18$, por el trayecto.

Cuando llega tu turno debes de pasar por un par de funcionarios, el primero te pide que entregues los alimentos que lleves, le di una cabeza de ajos que traía de Kirguistán y, seguidamente el segundo revisa el pasaporte y te pone el sello de entrada en el país, tras estos primeros trámites, el último es pasar por el detector tu mochila y si todo está correcto, puedes seguir adelante y salir del edificio, donde están otros cambistas y los taxistas esperando para hacer su negocio. En un principio me plantee pagar 50RMB, que es el precio, por un taxi para llegar hasta la ciudad, pero Sidney que viene desde Francia haciendo autostop me quitó la idea de la cabeza y me dijo que seguro podíamos conseguir un camión que nos llevara. Tuvimos que preguntar a varios y al quinto intento un uighur muy majete nos invitó a subir. No pagamos nada por ello aunque, al parecer, normalmente muchos suelen pedirte una pequeña cantidad. El recorrido se hace por autopistas rodeadas de montañas realmente espectaculares y yendo en camión a una altura considerable, el paisaje se podía ver en toda su extensión. Yo realmente estaba emocionado, conocer China es un sueño que tengo desde pequeño, atraído por su cultura milenaria y también por su gastronomía, que como sabéis es parte importante de este viaje.